« Volver al listado

Paraguay se prepara para incursionar en bonos verdes

 Productos innovadores para inversión bursátil y líneas de crédito dirigidas a impulsar la eficiencia energética se anotan entre las nuevas tendencias en el mercado local, aunque admiten una demanda aún rezagada.

Los bonos verdes y la calificación del ambiente social y gobernanza son las próximas innovaciones en finanzas sostenibles que se implementarán en el mercado bursátil paraguayo. Esto informó Joshua Abreu, presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), y reconoció que los inversores internacionales, especialmente, se fijan cada vez más en estos estándares para decidir a qué proyectos destinan sus recursos.

En cuanto a los bonos verdes, reconoció que son muy populares internacionalmente y se pueden negociar las certificaciones del ambiente vía Bolsa, para lo cual anunció un trabajo en conjunto con el Ministerio del Ambiente y la Bolsa de Valores y Productos de Asunción (BVPASA).

“Si quiero emitir un proyecto que tiene un impacto ambiental, podría generar más atractivo para personas que quieren invertir en algo que a mi país le está haciendo bien en la parte social y del ambiente, en vez de invertir en una fábrica que no es tan buena para el ambiente; entonces, le voy a dar mejor tasa, va a bajar el costo de capital y voy a estar ayudando a proyectos que antes eran imposibles”, explicó.

Estos temas fueron tratados ayer en el Foro Internacional de Finanzas Sostenibles. La representante en Paraguay del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Florencia Attademo-Hirt, destacó a la mesa de finanzas sostenibles entre las primeras experiencias de autorregulación en el país y a las oportunidades de negocios que se presentan en este campo.

Entre las nuevas tendencias en el “mercado verde”, mencionó a los avances en prácticas desde la regulación, para cambiar la forma en que se hacen los negocios y mostrar resultados en el combate al cambio climático, así como a la adopción de nuevas tecnologías que ofrecen soluciones más eficientes y menos contaminantes. Se refirió también a la utilización de energías renovables, eficiencia energética y producción verde, de manera más competitiva y con menores costos que antes.

“Aquí hay una oportunidad para Paraguay, dada la matriz productiva que tiene el país. Hay una demanda por parte del mercado, el mercado es cada vez más sofisticado y está requiriendo un consumo responsable”, añadió.

El presidente de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), José Maciel, se mostró menos optimista y lamentó que el producto Pro Forestal, vigente desde hace casi diez años, sea aún de “muy difícil colocación” en el mercado, debido al largo plazo que implica su implementación.

Detalló que la entidad cuenta con una línea de préstamo del Fondo Verde para el Clima, administrado por el BID y que será enviado al Congreso Nacional para su aprobación. Se trata de USD 20 millones para proyectos de eficiencia energética, destinados a empresas del sector industrial que prefieran cambiar su matriz energética de biomasa a energía eléctrica, “o cambiar las calderas antiguas que usan mucha leña por otras que usan menos leña”, agregó.

Explicó que trabajan en el reglamento operativo, con las entidades financieras que estén interesadas en canalizar el producto y con los proveedores de tecnología, “para tratar de tener un producto de rápida colocación”, relató.

Otro proyecto de la AFD con el Fondo Verde para el Clima cuenta con dos componentes. El primero, por USD 25 millones de donación, está destinado a pequeños productores de la Región Oriental y se enmarca en el programa de combate a la pobreza. El segundo se basa en plantación forestal y la AFD se comprometió a aportar USD 49 millones para financiar la plantación de 24.000 hectáreas.

 
« Volver al listado