« Volver al listado

Una AFD renovada y más participativa

Fuente: http://www.revistafoco.com.py/2019/09/03/una-afd-renovada-y-mas-participativa/

Posicionar a la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) al mismo nivel que las bancas de desarrollo de segundo piso de la región, convirtiéndola en un aliado más poderoso para el desarrollo económico y social del Paraguay, es el nuevo objetivo que persigue José Maciel, presidente de la AFD. En entrevista con Revista FOCO revela algunos de los detalles en torno a la propuesta de modificación de la carta orgánica de la institución y los planes a futuro.

¿Cómo impactó la creación de la AFD en el plan de desarrollo del país?
La AFD nació en el 2005 con la reforma de banca pública, de la fusión de tres entidades que actuaban como bancas de segundo piso: el Fondo de Desarrollo Campesino, el Fondo de Desarrollo Industrial y la Unidad Técnica Ejecutora de Programas, que administraba un crédito del BID para el desarrollo de las microfinanzas en Paraguay.
En cuanto al impacto de la AFD para el sistema financiero, éste reside en la extensión de los plazos de créditos otorgados. Cuando la institución empezó a operar –en el 2006– la participación de los créditos con plazo mayor a 3 años dentro del total de créditos concedidos por el sistema financiero nacional era del 9%, lo que quiere decir que el mercado era muy cortoplacista. Hoy día, esa proporción cambió. Los créditos con plazos mayores a 3 años representan el 44% del total de la cartera del sistema. Por supuesto, esto no hubiese sido posible sin el mejoramiento de las condiciones macroeconómicas del país que se ha verificado en el mismo periodo, lo cual ha favorecido la inversión. Hoy día la gente, las empresas y las entidades financieras ya están pensando en el largo plazo. Puedo afirmar que pudimos convencerlos, estimulando la concesión de créditos a largo plazo. Ya no es sorpresa encontrar financiamiento de proyectos de inversión a 10 o 12 años. En el caso de préstamos para viviendas, los plazos llegan hasta 30 años.
Hoy estamos presentes en todos los sectores económicos del país, incluso en el de la educación, comprometidos con el objetivo de desarrollar el mercado.
¿Qué posición ocupa la AFD dentro del sistema financiero?
Nuestra participación dentro de la cartera total del sistema financiero es del 5,6%, lo que representa un monto aproximado de G. 4,94 billones a junio del 2019. Si excluimos los créditos de corto plazo, segmento en el que la AFD no opera, nuestra participación asciende a cerca del 12% del total de la cartera. Asimismo, dentro del segmento de viviendas aproximadamente el 50% de la cartera del sistema se fondea con recursos de la AFD.
¿Con cuántas entidades financieras trabajan?
Trabajamos con un total de 35 entidades, integradas por 14 bancos, 6 financieras, 9 cooperativas de ahorro y crédito y 6 cooperativas de producción. Entre estas entidades se incluyen a entidades del Estado, como el Banco Nacional de Fomento y el Fondo Ganadero. Intentamos cubrir todo el territorio nacional y siempre estamos incorporando nuevas instituciones financieras intermediarias (IFIs). Ahora mismo tenemos unas 8 cooperativas que están en estudio y evaluación para ver si califican para operar como IFIs.
En cuanto a la cartera de la AFD ¿a cuánto asciende y cómo se distribuye?
El total de cartera es equivalente a USD 820 millones aproximadamente. Si nos medimos en tamaño con el sistema financiero nos ubicamos en el noveno lugar. Nuestro patrimonio está en el orden de los USD 240 millones (equivalente de G. 1,45 billones) que también es muy importante, y nos ubica en quinto lugar dentro del sistema.
En cuanto a la distribución por productos, los de mayor salida son los destinados a viviendas con un 39% de participación, seguido por el segmento agrícola-ganadero con un 22%, el de servicios con un 12%, el industrial en un 12%, el comercial en un 6% y el porcentaje restante se distribuye entre los sectores de construcción, microempresas, educación y otros. En cuanto a la moneda, el 80% de los créditos otorgados son en guaraníes y el 20% en dólares.
Teniendo en cuenta que la vivienda es un déficit importante en el país ¿cómo evaluarían el impacto en este segmento?
A la fecha, con nuestros recursos se han financiado unas 16.000 viviendas, y a plazos que pueden ir hasta 20 años con garantía hipotecaria y 30 años con garantía fiduciaria. También es importante destacar que las entidades del sistema ya cuentan con un porcentaje considerable de financiamiento de viviendas fondeadas con sus propios recursos, ya que las mismas han adquirido el know-how para trabajar con este sector, lo cual es una externalidad positiva, ya que en principio casi todos los recursos provenían de la AFD. En este escenario, otro producto que lanzaremos en breve se enfocará en financiar a los desarrolladores inmobiliarios. El boom inmobiliario de estos últimos años ha posibilitado ganar experiencia en un mercado antes ignorado y hoy día los desarrolladores buscan construir viviendas destinadas al segmento de la clase media y media baja. Esto justifica nuestro apoyo en la canalización de recursos para la construcción de edificios de apartamentos que tengan las condiciones que respondan a nuestros criterios.
El producto de mayor impacto y salida desde que nació la AFD es “Mi Casa”, destinado a financiación de la vivienda, ya que se trata de una inversión importante que requiere de una visión a largo plazo. Con este préstamo se puede financiar la adquisición, construcción, refacción o ampliación de la vivienda. Actualmente el monto máximo para este producto es de G. 1.000 millones. Desde el 2015 contamos con el producto denominado “Primera Vivienda”, que permite la financiación de viviendas a personas de ingresos medios que aún no posean una. En este caso, los montos y tasas de interés varían dependiendo del ingreso de la persona o grupo familiar, pudiendo financiarse hasta el 100% del valor de una vivienda de hasta G. 440 millones a una tasa final de 9,5%.
La colocación de “Primera Vivienda” en estos cuatro años de su implementación ha sido creciente y exitosa, respondiendo a un mercado inmobiliario cada vez más dinámico que está ofreciendo viviendas a precios accesibles para este segmento de la población. Hoy día se ofrecen viviendas que están en el orden de G. 200 a 300 millones, con cuotas entre ? 1.500.000 y G. 2.500.000. Básicamente, la idea es que la persona interesada reemplace el alquiler de su casa por la cuota de su propia vivienda.
¿Qué otros productos se encuentran disponibles?
Para el sector agrícola, ganadero e industrial contamos con las líneas de crédito de: 1) Procrecer, para financiar inversiones de gran tamaño, 2) Procampo, destinado para el sector ganadero tanto para infraestructura como para compra de animales, 3) Fimagro, para la compra de maquinarias agrícolas, 4) Proregadío, para sistemas de regadío, 5) ProInfra, para compra de maquinarias viales a fin de apoyar obras de infraestructura, 6) Proforestal, para plantaciones forestales, tanto para cultivo de árboles que producen madera como para la producción de leña-biomasa.
Para el sector empresarial contamos con los productos Mi Crédito y Propymes. Mi Crédito va destinado a microempresas, preferentemente para financiamiento de capital operativo con un plazo máximo de tres años. Propymes apunta a la pequeña y mediana empresa, segmento para el cual también se cuenta con el respaldo del Fondo de Garantía para las Mipymes. Este es un segmento al cual procuramos brindar un fuerte apoyo, ya que es una fuente importante de generación de empleo y que no está siendo atendido como corresponde. Para ello, estamos trabajando con las entidades financieras y los gremios del sector para promocionar su uso y para ver qué condiciones podemos incorporar a este producto para que tenga una mayor salida, aunque finalmente nuestro esfuerzo se ve supeditado al apetito de riesgo de la entidad financiera para trabajar con el sector.
También disponemos del producto Proeduc para financiar la educación terciaria o de posgrado, ya sean maestrías, doctorados o especializaciones a cursar en el país o en el extranjero. Tiene un plazo de hasta 10,5 años, con hasta 2,5 años de gracia y un monto máximo de financiación de USD 90.000. De esta manera apoyamos a la formación del capital humano que consideramos es fundamental para que el país se desarrolle.
Asimismo, se han lanzado productos medida, de acuerdo a las necesidades coyunturales por las que atraviesa el país o algunos sectores, pudiendo ser de carácter temporal o de duración indefinida. Recientemente lanzamos un producto financiero al que denominamos “Renegociación Agropecuaria”, destinado al sector agrícola-ganadero que fue afectado por los efectos climáticos desfavorables y por la caída de los precios de los commodities, acompañando las medidas de flexibilización macroprudencial adoptadas por el Banco Central del Paraguay para dar un alivio financiero al sector. La AFD puso G. 600.000 millones a disposición de las IFIs, vigente hasta diciembre del 2019.
 
« Volver al listado